Una nueva vacuna ha sido desarrollada por nuestro grupo investigador para hacer frente a las principales características asociadas a la neuropatología de la enfermedad de Alzheimer, como son las placas neuríticas β-amiloides, los ovillos neurofibrilares, el déficit cognitivo y la neuroinflamación.

Esta vacuna, patentada en EEUU, consiste en la entrega de un nuevo inmunógeno-adyuvante diseñado para hacer frente a los peligros detectados en la vacuna de la compañía farmacéutica Elan-Wyeth (UN 1793) en 2002, que provocó la activación masiva autoinmune de las células-T inmunitárias, desencadenando una reacción similar a la meningoencefalitis y la consecuente muerte en el 6% de los pacientes testados. En nuestras investigaciones hemos decidido tomar un nuevo enfoque para eludir los errores de vacunas anteriores seleccionando juiciosamente los componentes de esta novedosa vacuna formada por un adyuvante de matriz fisiológica (activador de la respuesta inmune), así como liposomas (vehículo de transporte de los componentes de la vacuna) compuestos por fosfolípidos naturales: fosfatidilcolina, phosphatidylglycerol y colesterol. A esta mezcla de fosfolípidos, se le añadió un esfingolípido biológicamente activo, la esfingosina-1-fosfato (S1P) con carácter neurogenerador. El péptido Aβ-42 y S1P fueron encapsulado dentro de los liposomas y administrados a ratones transgénicos con similares características neuropatológicas, tanto antes como después de que se establecieran los síntomas de la enfermedad. Nuestros resultados demuestran que el tratamiento con la vacuna EB101 resulta en una reducción notable de las placas por péptidos Aβ-42, ovillos neurofibrilares y neuroinflamación.
Vacuna EE-AD-S1P
En nuestro modelo, EB101 reduce la interacción entre las células T en la zona afectada del hipocampo en el cerebro de los ratones tratados y otros marcadores de activación inmune (astrocitos, células-B), en consonancia con la disminución de la inflamación inducida por amiloidosis. Además, el tratamiento de EB101 en ratones con graves síntomas de la enfermedad resultó una notable mejoría en cuanto a psicomotricidad y coordinación, según lo determinado por pruebas específicas de comportamiento. En resumen, los resultados de las pruebas histopatológicas, inmunológicas y comportamentales indican que la inmunización con la vacuna EB101 previene y revierte la neuropatología de la enfermedad de Alzheimer, deteniendo la progresión y eliminando los rasgos distintivos neuropatológicos de la enfermedad sin producir atrofia cerebral, parálisis de las extremidades o cualquier otro efecto secundario adverso.